MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > El primer estreno de Martín Recuerda

Efemérides

El primer estreno de Martín Recuerda

Teatro Español de Madrid, 4.3.1954
El primer estreno de Martín Recuerda
José Martín Recuerda se da a conocer en 1954 con su obra 'La llanura'
Hoy forma parte de la Historia de la Literatura Dramática española del siglo XX, con títulos como El engañao, ¿Quién quiere una copla del Arcipreste de Hita?, Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipciaca; o Las salvajes en Puente San Gil, cuyo estreno en 1963 fue motivo de una nota en esta sección de Efemérides.
 
José Martín Recuerda (Granada, 1926 - Motril, 2007) era en 1954 un joven profesor de Literatura que acababa de ver estrenada su primera obra teatral en Granada, el 15 de enero, por los actores del Teatro Español Universitario de aquella ciudad, dirigidos por él mismo. El 4 de marzo de 1954, aquel montaje se presentaba en el Teatro Español de Madrid. Con esta obra – escrita cuando tenía veintidós años - se presentaba como autor dramático el que sería uno de los más célebres representantes de la generación realista. No vamos a extendernos en la importancia de Martín Recuerda: a la nota antes mencionada podemos unir el artículo publicado por el profesor Antonio César Morón en nuestra revista Don Galán y el enlace a la Fundación José Martín Recuerda de Salobreña.
 
La llanura fue una de las dos obras elegidas por el Centro Andaluz de Teatro para rendir homenaje y poner en valor a su autor en 1999. En aquella ocasión, la puesta en escena corrió a cargo de Helena Pimenta y el reparto estuvo integrado por Carlos Álvarez, Manuel Gandásegui, Pilar Gómez, Juan Fra Juárez, Victoria Mora, Mariano Peña, Inma Pérez, Charo Sánchez y Asun Sanz. En ese mismo año, el CAT había recuperado también Las Arrecogías del beaterio de Santa María Egipcíaca, con dirección de Pedro Álvarez Osorio.
 
Recordaremos aquí brevemente que los intérpretes que por primera vez defendieron la palabra de Martín recuerda sobre un escenario fueron María Oláviz, Josefina Garrido, María Victoria Gil, Pilar Espín, Olga López, Juan Moreno y Rafael Angel López. “Promete este autor piezas teatrales dignas de atención de las que es alentador balbuceo la de anoche.” Dice ABC, aunque luego añade que la obra “fatiga al espectador, que llega al final sin interés por lo que aquellos torturados cuentan”. Gonzalo Torrente Ballester no tiene piedad con el joven autor desde las páginas de Arriba. Algunos argumentos resultan significativos, como decir que la obra está llena de extrañas alusiones y que en el teatro hay que llamar al pan, pan, y al vino, vino. La obra, conviene recordarlo, habla de una mujer que busca desesperadamente a su marido, al que sacaron de casa una noche en plena guerra y que probablemente yace muerto en un lugar sin nombre. También habla Torrente de influencias que pesan demasiado sobre el autor, sin llegar a mencionar nombres. Tal vez nos puedan dar una pista algunos de los artículos mencionados en la bibliografía que ofrece Cerstin Bauer-Funke en el número 3 de la revista Don Galán.
 
Martín Recuerda siguió escribiendo; recibió en dos ocasiones – solo lo han logrado él e Ignacio Amestoy – el Premio Lope de Vega; dio una veintena de obras; ocupó un lugar en la Historia de Literatura de nuestro país; y fue una figura imprescincible en el teatro español de los años setenta desde su trabajo en la Universidad de Salamanca. Pero esa es otra historia y habrá ocasiones para recordarlo.
 
Buscando
Detener la búsqueda