MCU INAEM
Busca as nosas bases de datos e Catálogos
Vostede está aquí: Inicio / Efemérides de teatro / Enrique Diosdado y el Centro Cultural de la Villa

Efemérides

Enrique Diosdado y el Centro Cultural de la Villa

Centro Cultural de la Villa de Madrid, 8.7.1977
Enrique Diosdado y el Centro Cultural de la Villa
Socorro Anadón y Amelia de la Torre en 'La Malquerida' de 1977

La fábrica de moneda de la plaza de Colón había sido demolida; en aquel espacio se abría una gran planicie que se conoce como Jardines del Descubrimiento. Bajo ese lugar, en mayo de 1977 se inauguraba el Centro Cultural de la Villa de Madrid, con amplias salas de exposiciones y conferencias y un auditorio con un aforo de unas setecientas butacas – de una comodidad nunca vista en un teatro de nuestro país – en el que se ofrecería música clásica, flamenco, jazz, danza, lírica y teatro. El teatro llegó al cabo de un par de meses, con un Lope dirigido por César Oliva y Antonio Malonda y una producción de Festivales de España de La Malquerida, dirigida y protagonizada por Enrique Diosdado, en lo que sería su despedida de los escenarios. Aquella despedida de los escenarios sería el primero de muchos hitos que el Centro Cultural de la Villa, que en 2007 cambió su nombre para rendir homenaje al gigante Fernán-Gómez, ha ofrecido a la Historia del Teatro a lo largo de sus primeros cuarenta años de existencia.

 

Enrique Diosdado ocupa un lugar esencial en el medio siglo en que dio su trabajo a los escenarios. Hace muy poco, con motivo de la efeméride del estreno en España de El príncipe durmiente de Rattigan, recordábamos otras menciones a su trayectoria en esta sección de efemérides: “… como el protagonista de Yerma en 1934, o como el Leonardo de la película Bodas de sangre en 1938 o como el Tenorio del célebre montaje de Escobar y Dalí de 1950, cuando el actor regresó a España tras catorce años de exilio”. Formando compañía con su mujer, la extraordinaria e inolvidable actriz Amelia de la Torre, Diosdado ofrecía para su despedida un clásico que había protagonizado veinte años antes en el Teatro María Guerrero y en el Teatro de las Naciones de Paris. En esta reposición, que llegó al CCV el 8 de julio de 1977, Diosdado contó, además de su inseparable Amelia de la Torre, con la colaboración de Rosa Fontana, Ana María Méndez, Maite Tojar, Carmen Vidal, Olga Álvarez, Socorro Anadón, Ricardo Alpuente, Francisco Hernández, Ángel Quesada, José Antonio Ferrer y Enrique Closas,

La puesta en escena que ofreció Diosdado fue convencional, casi arqueológica, lo que dio pie a que los críticos diesen aquel teatro por liquidado. Diosdado se despedía con el teatro que había visto pasar su vida, aquel en el que la verdad era patrimonio de sus voces y sus gestos por encima de una literatura dramática que parecía un recuerdo perteneciente a un pasado irrecuperable. El actor que había conocido aquel modo de trabajar del primer tercio del siglo XX con la compañía de Margarita Xirgu, llevaba a un Madrid que se asomaba a la modernidad aquella pequeña lección de historia. Con aquella función se despidió uno de nuestros grandes actores y tal vez se pasó una página de la Historia de nuestro Teatro.

Hoy podemos ver aquella función: Televisión Española grabó en directo una de las representaciones de aquella gira de 1977 para su espacio Estudio 1. Teatro antiguo, hecho a la manera de otros tiempos. Una joya para los estudiosos. Y un buen homenaje para aquellos dos grandes actores, Amelia de la Torre y Enrique Diosdado. Que ustedes los disfruten.