INAEM
Cercar a les nostres bases de dades i Catàlegs
Sou a: Inici / Efemérides de teatro / Espert/Pasqual/Puigserver/Espriu: 'Otra Fedra, por favor'

Efemèrides

Espert/Pasqual/Puigserver/Espriu: 'Otra Fedra, por favor'

Teatre Municipal de Girona , 24.2.1978
Espert/Pasqual/Puigserver/Espriu: 'Otra Fedra, por favor'
Nuria Espert estrenaba en 1978 'Una altra Fedra, si us plau', por primera vez dirigida por Lluís Pasqual. Fue la despedida de Carmen Carbonell

El poeta Salvador Espriu (Santa Coloma de Farners, 1913 - Barcelona, 1985) tuvo dos grandes momentos en el teatro español. Sobre el primero de aquellos ya dejamos en esta sección una nota: el estreno, el 27 de septiembre de 1962, en el Teatro Romea de Barcelona, de Primera historia d’Esther por la Compañía Adriá Gual, dirigida por Ricard Salvat, quien cuatro años más tarde estrenaría también Ronda de mort a Sinera. El segundo significó además la reunión en torno a su obra de tres de las más importantes figuras del teatro catalán del siglo XX: Nuria Espert, Fabiá Puigserver y Lluís Pasqual.

En el muy interesante libro de memorias que Nuria Espert preparó con el escritor Marcos Ordóñez – De aire y fuego, Aguilar, 2002 – encontramos el relato de aquel estreno y de sus circunstancias. “En 1977, Armando y yo teníamos muchas ganas de volver a hacer teatro en catalán […] y se nos ocurrió acudir al mayor poeta y dramaturgo catalán vivo, Salvador Espriu, y pedirle un texto para que lo pusiera en escena Andrezj Serban, un director que me había deslumbrado en Belgrado con una magnífica Medea.” Espert se citó con Espriu, le habló de Serban y le pidió una nueva Fedra. De allí salió el título de la obra, otra Fedra, por favor: Una altra Fedra, si us plau. Espert relata que hubo un malentendido, que Espriu entendió que se le pedía un texto breve y por ello escribió una obra que duraba apenas cuarenta minutos. Con una gran sinceridad, Espert comenta su primera impresión sobre la obra: “Salí de su casa con una gran tristeza. ¿Cómo decirle al poeta más importante de Cataluña que no me convencía una obra que yo misma le había encargado? Ni hablar, desde luego, de una reescritura: hubiera sido una ofensa terrible.” No era la misma perspectiva para un director rumano/estadounidense, que venía de dirigir El jardín de los cerezos en el Lincoln Center con Meryl Streep y no tenía ninguna relación especial con la cultura española; al leer la función, decidió dejar el proyecto. Un gran amigo de Nuria Espert, el escritor Terenci Moix, le dio la solución: “¿Sabes quién puede hacer una maravilla con ese texto? Un chico joven, que acaba de presentar una puesta en escena extraordinaria en el Lliure. Se llama Lluís Pasqual”. La función que acababa de dirigir aquel muchacho en un teatro  del barrio de Gracia era Leonci i Lena, de Büchner. “Al acabar me presentaron a Lluís Pasqual y no me pude creer que aquel crío con cabellos rizados y cara de angelito hubiera logrado un prodigio como el de Leonci i Lena”, dice Espert en sus memorias, para luego escribir páginas de gran interés sobre su relación con Pasqual, su modo de dirigir, otros directores…

Para regresar a la función, en la que Pasqual y Puigserver “hicieron todo lo que se podía hacer con la Fedra de Espriu: la esponjaron, la recrearon, la vistieron; la trataron con un mimo extraordinario y la convirtieron en un precioso espectáculo. En el reparto, que contaba con el último trabajo de Carmen Carbonell – “Estaba, como solemos decir en nuestro oficio, “de cristalito”, transparente y delicadísima” – estaba Gabriel Renom para el papel de Hipólito. Renom había formado parte de Joglars en La torna y durante el periodo de ensayos tuvo que presentarse varias veces en comisaría: se encontraba en libertad provisional, pendiente de juicio.

El 24 de febrero de 1978 tuvo lugar en el Teatre Municipal de Gerona el estreno de Una altra Fedra, si us plau de Salvador Espriu, con dirección de Lluís Pasqual, escenografía y vestuario de Fabià Puigserver y música: José María Arrizabalaga. Nuria Espert encabezaba un reparto integrado por Carmen Carbonell, Joan Sala, Gabriel Renom, Conchita Bardem, Lluís Torner, Nadala Batiste, Pawel Rouba y Joan Faneca. Josep Bassal interpretaba la música en directo. El día 27, al terminar la función, la policía detuvo a Gabriel Renom. Albert Boadella había huido de prisión y se dio orden de apresar al resto de la compañía.

Al llegar la función a Barcelona - el 3 de marzo, al desaparecido Teatro Barcelona -, decidieron que Abel Folk, que sustituía a Renom, leyese un manifiesto en favor de la libertad de expresión al finalizar la obra. Espert recuerda en sus páginas el estreno, con la presencia entre el público de Josep Tarradellas; las lágrimas de Abel Folk al leer el manifiesto… Aquella agitada situación no benefició a la vida del espectáculo, lógicamente. Tuvo un reflejo poco favorable entre la crítica y un muy escaso apoyo del público. Pese a todo, el recuerdo de la actriz lo ubica entre sus espectáculos más queridos.

Aquel primer encuentro de Espert y Pasqual tardaría en repetirse, casi veinte años: sería en el formidable montaje Haciendo Lorca, de 1996, en que Pasqual destilaba todo su conocimiento de la escritura del poeta granadino en una puesta en escena esencial que contaba con Nuria Espert y Alfredo Alcón en el escenario. Desde ese reencuentro ha dado maravillosos frutos posteriores: La brisa de la vida (2003); La casa de Bernarda Alba (2009); y El rei Lear (2015). Además, en 2013, Pasqual montaría una lectura dramatizada de Una altra Fedra, si us plau, con la intervención de Nuria Espert, en el Lliure de la montaña de Montjuic, para celebrar el centenario del poeta. Aquel homenaje se tituló Recordant la Fedra. En aquel año, nuestra Revista Digital de la Escena homenajeaba también a Espriu, recuperando un hondo artículo de Ricard Salvat en nuestra revista El Público.