MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > Se estrena ‘La mordaza’ de Alfonso Sastre

Efemérides

Se estrena ‘La mordaza’ de Alfonso Sastre

Teatro Reina Victoria de Madrid, 17.9.1954
Se estrena ‘La mordaza’ de Alfonso Sastre
Alfonso Sastre estrenaba 'La mordaza' con veintiocho años.
El 17 de septiembre de 1954, se estrenaba en Teatro Reina Victoria de Madrid la obra La mordaza, de Alfonso Sastre, con dirección escénica de José María de Quinto y escenografía de Manuel Mampaso, interpretada por un importante elenco: Agustín González, Ángel Peral, Antonio Prieto, Félix Briones, Félix Navarro, Fernando Guillén, Lolita Gómez, María Gámez, María Luisa Ponte y Rafael Bardem.
 
Era la primera obra de este joven autor de veintiocho años que iba a hacer temporada: se mantuvo en cartel hasta el 21 de octubre, fecha en la que se celebró un homenaje al joven autor. Cuentan las crónicas que después de la representación, muy aplaudida, tuvo lugar un peculiar fin de fiesta: Se interpretó un pasaje de “Escuadra hacia la muerte” e intervnieron figuras destacadas de la escena como Irene López Heredia, Conchita Montes y Carlos Lemos.
 
Alfonso Sastre era un joven que, diez años antes, al terminar el bachillerato, había comenzado a escribir obras de teatro con otros amigos, en especial con Alfonso Paso. Años de escritura continua, de aprendizaje, que cristalizan en 1945 – Sastre tenía diecinueve años – en el grupo Arte Nuevo: Sastre, Paso, José Gordón, Enrique Cerro, Carlos José Costas y Medardo Fraile; más tarde, José María Palacio y José Franco. El 31 de enero de 1946 habían tenido su primera función en el Teatro Beatriz: junto a otras dos piezas breves, se estrenaba Ha sonado la muerte, escrita por Sastre y Fraile, dirigida por José Franco; el 11 de abril, también en el Beatriz, repetirían la fórmula y Sastre presentaría la pieza en un acto Uranio 235, también con dirección de José Franco. Un año más tarde, el 9 de enero de 1948, en el Instituto Ramiro de Maeztu, Sastre presenta Cargamento de sueños, dirigida por él mismo. Al año siguiente llegaría la disolución de Arte Nuevo y Sastre seguirá escribiendo y tratando de hacer teatro en la Universidad, hasta que llega el 18 de marzo de 1953 y el estreno, que recordábamos en otra nota de esta sección, de Escuadra hacia la muerte.
 
Como vemos, cuatro presentaciones ante el público, siempre en propuestas de “arte y ensayo”, con una o a lo sumo dos representaciones. Por eso, el crítico Adolfo Prego comenzaba su artículo en Informaciones de este modo: “A efectos prácticos este era el primer estreno de Alfonso Sastre, pues sus dos anteriores salidas se habían producido en el ámbito reducido del teatro de cámara, y de una de ellas más vale no acordarse. Se había creado un clima de espectación, y la sala se llenó de un público juvenil y beligerante, dispuesto a “lanzar” un autor nuevo. Creo que, en efecto, Alfonso Sastre está lanzado desde anoche, y ello a pesar de ese público amigo.” Prego ponía algunos “peros” para concluir que “en La mordaza se mantienen en pie valores sustanciales que demuestran la existencia de un autor”. El estreno fue saludado con grandes aplausos que valoraron la obra y la muy buena dirección de José María de Quinto. Marqueríe, en ABC, hace consideraciones similares y concluye “Hay drama y hay autor”.
 
La obra se basaba en un suceso real, el asesinato en Lurs, Francia, de Sir Jack Drummond, su esposa y su hija de once años, ocurrido en el verano de 1952. El juicio por esos hechos no comenzaría hasta mediado noviembre de 1954, de modo que el texto de Sastre se refería a un hecho real y de plena actualidad, si bien el autor declaraba en su “autocrítica” de ABC del 16 de septiembre que no había tratado de informarse detalladamente sobre el asunto, y que los hechos estaban libremente fabulados por el autor. “La disposición y los motivos del crimen, así como la personalidad de las víctimas, pertenecen al dominio de la invención dramática. La “realidad” de un drama hay que buscarla por distintos caminos.” Y es que La mordaza no es solo una obra sobre un crimen rural, sino que trata de dajar otro poso en el oído de los espectadores. Del libro Adiós a la España eterna. La dialéctica de la censura, del profesor Neuschäfer, de la Universidad de Saarbrücken, rescatamos unas palabras de Alfonso Sastre escritas en 1966: “Escribí La mordaza en un momento en que todo lo que había escrito hasta entonces estaba prohibido (...). Traté de hacer una protesta cauta: un drama de apariencia rural y de mensaje subterráneo. Trataría de decir: vivimos amordazados. No somos felices. Este silencio nos agobia. Todo esto puede apuntar a un futuro sangriento.”
 
Como ya hicimos en la nota referida a Escuadra hacia la muerte, no podemos dejar de recomendar el visionado de la entrevista a Alfonso Sastre que se publicó en el número 1 de la revista DON GALÁN.
 
 
Buscando
Detener la búsqueda