MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > Siglo y medio de Enrique Borrás

Efemérides

Siglo y medio de Enrique Borrás

9.9.1863
Siglo y medio de Enrique Borrás

Hace ciento cincuenta años, el  9 de septiembre de 1863, nacía en Badalona Enrique Borrás, el actor español más importante de la primera mitad del siglo XX. Sus creaciones de Pedro Crespo (El alcalde de Zalamea, de Calderón) Manelic (Terra baixa, de Guimerá) o Don Rodrigo (El abuelo, de Galdós) entre muchas otras, hicieron de él una leyenda en las primeras décadas del siglo.

 

Enrique Borrás descubría el teatro en un grupo aficionado de Badalona, su ciudad natal; a este grupo dedicaba el tiempo libre, tras ayudar a su padre con los animales que soportaban la carga de sus transportes. Su destino cambió cuando el grupo aficionado de Badalona acudió al Teatre Circo de Barcelona para representar “La Passió”. Don Antoni Tutau, dueño del Novedades, lo vio haciendo el papel de Poncio Pilatos y le propuso entrar en su compañía, que encabezaba su mujer, Carlota de Mena. Enrique tenía veinte años y debutaba con La campana de Almudaina, de Juan Palou y Coll. Con la compañía de Tutau estrenaría tiempo después El fill del rei, de Angel Guimerá, de quien estrenaría poco más tarde Mestre Oleguer, en catalán, en el Circ Espanyol del Paral.lel. En 1894 ya tiene su propia compañía, con la que estrena Jesús de Nazareth y Maria Rosa.

En 1897, Enrique Borrás encarna por primera vez a Manelic, el gran personaje que protagoniza Terra baixa, de Angel Guimerá.

 

En 1904 lleva su repertorio a Madrid, por iniciativa del empresario Tirso Escudero; hace cuarenta funciones en catalán en el teatro de la Comedia con gran éxito. Su estancia coincide con el Nobel a Echegaray y monta en el Teatro Real con María Guerrero y Emilio Thuiller El gran galeoto. Precisamente la obra con la que debutaba en el Novedades de Barcelona con la compañía de Carlota de Mena. En la Revista El Teatro, el crítico Alejandro Miquis opina que un grandísimo actor como Borrás no había sido valorado por los catalanes, por lo que era desconocido fuera de Barcelona, y era normal que se estuviera planteando trasladarse a Madrid y hacer teatro en castellano; este comentario provoca respuestas airadas de espectadores catalanes y una curiosa polémica, hace ahora un siglo. Invitado por Escudero, se convierte en director y primer actor del Teatro de la Comedia de Madrid durante los años siguientes.

 

Su sociedad con Margarita Xirgu para encabezar la compañía del Teatro Español de Madrid supuso su participación en estrenos históricos como la Medea de Séneca/Unamuno en Mérida o Divinas palabras, de Valle-Inclán, en el Español. Tras la guerra, con más de setenta y cinco años, siguió recorriendo ciudades con su gran repertorio, siendo un ejemplo vivo de una escuela y una manera de hacer el teatro que comenzaba a desaparecer. Apenas nos quedan algunas grabaciones de su voz, pese a que estuvo en activo hasta 1952, es decir, casi hasta su muerte, pues falleció el 4 de noviembre de 1957

 

En 1963, con motivo del centenario de su nacimiento, se hicieron en los teatros Calderón y Romea de Barcelona funciones especiales de las dos obras que más brillaron en su repertorio: El alcalde de Zalamea y Terra baixa.

 

La fotografía que mostramos (Audonard/ Archivo CDT) es un reatrato que se publicó en la Revista El Teatro en octubre de 1909 con ocasión del éxito con las nuevas representaciones de Maria Rosa. La revista El Teatro (1909-1910) fue publicada en versión de cd facsímil digital por el Centro de Documentación Teatral en 2007.

 

Enrique Borrás en 1909

Buscando
Detener la búsqueda