MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > Tamayo, con “La cena”, en el Español.

Efemérides

Tamayo, con “La cena”, en el Español.

Teatro Español de Madrid, 12.5.1954
Tamayo, con “La cena”, en el Español.
José Tamayo contó con Francisco Rabal y Asunción Sancho para "La cena del Rey Baltasar" en 1954
El auto sacramental de Calderón de la Barca La cena del Rey Baltasar había sido la carta de presentación, como director de escena, de Luis Escobar, cuando llega a Madrid en 1939 como director del Teatro Nacional de Falange. Esta obra, que ya había representado durante la guerra, llega en el verano de 1939 al Parque del Retiro y en la temporada siguiente al Teatro María Guerrero, siendo la que inaugura la etapa de ese teatro como Teatro Nacional.
 
Diez años más tarde, en 1950, José Tamayo la incluye en el repertorio de la Compañía y ya en mayo encontramos una representación en San Juan de Puerto Rico, con cien cantores de los coros de la universidad, cuarenta bailarines, ochenta figurantes para un espectáculo protagonizado por Carlos Lemos sobre un escenario de 300 metros cuadrados, ante más de cinco mil espectadores. Más espectacular aún sería la representaciónde de noviembre de 1950 en la Plaza Simón Bolívar de Bogotá, ante cincuenta mil espectadores, según las crónicas.
 
El 14 de mayo de 1953, la Compañía Lope de Vega, dirigida por José Tamayo, había representó este auto sacramental en el Auditórium del Palacio Pío, en el Vaticano, como homenaje al Papa Pío XII, con motivo de la Jornada Mundial de Congregaciones Marianas. Posteriormente, los miembros de la compañía fueron recibidos en audiencia por el Papa, que había enviado una bendición especial a toda la compañía.
 
En junio de 1953 se volvía a representar ante los muros de la catedral de Granada dentro de la programación de Festivales de España; o en Jaen, con motivo de las fiestas de ofrenda de nuevas coronas a la patrona de la ciudad, con presencia del Ministro de Educación Nacional. La gira de Festivales de España continúa en agosto en Bilbao, en septiembre, con representaciones en Jerez y Santander… y volverá con el buen tiempo de la primera a esos espacios abiertos: en abril de 1954 se presentaba frente a la fachada de la Catedral de Murcia.
 
Por fin, el 12 de mayo de 1954, este montaje entraba en un teatro. Como función en honor de las delegaciones extranjeras y observadores del II Congreso Internacional de la Unión Latina, La cena del Rey Baltasar llegó al Teatro Español. José Tamayo contó para la escenografía con Sigfrido Burmann; para los figurines, espectaculares, con Víctor María Cortezo. La música: compuesta por Manuel Parada fue interpretada por la Masa Coral de Madrid, dirigida por el  maestro Benedito. Roberto Carpio dirigió el Ballet. Integraron el reparto Asunción Balaguer, Asunción Sancho, José Bruguera, Francisco Rabal, Pascual Martín, Jacinto Martín, Ángel Terrón, José Luis Heredia.
 
Unas semanas más tarde, se darían nuevas funciones al aire libre, en los Jardines de Sabatini de Madrid; en julio llegarían al Teatro Griego de Barcelona, aunque el Rey Baltasar ya no fue Francisco Rabal, sino Adolfo Marsillach.
 
Este espectáculo, con su grandiosidad, es una de las señas de identidad del hacer de José Tamayo, cuyos estrenos de obras señeras del siglo XX han habitado este espacio de Efemérides en varias ocasiones. Esa misma apuesta por el gran espectáculo llevó a Tamayo al encuentro inevitable con la lírica, muy especialmente con la Zarzuela.
 
En julio de 1963, este montaje de La cena del Rey Baltasar se reponía en El Escorial, para celebrar el IV Centenario del Monasterio, convirtiendo en teatro el Patio de los Reyes. En el reparto, Dicenta, Mary Carrillo, Bruguera, Ballesteros, Escalera…
 
Aún volvería Tamayo a presentar en 1981 la obra con un nuevo elenco: José María Rodero, Marisa de Leza, Amparo Pamplona, Juan Ribí, Alfonso Goda, Charo Soriano, Francisco Grijalbo… en la basílica de San Francisco el Grande, en Madrid. Programado en los actos que conmemoraban el tercer centenario de la muerte de Calderón.
 

Identificada, por esos grandes montajes de Tamayo, con el espectáculo grandioso, La cena del Rey Baltasar puede ser habitada de otros modos. En la actual temporada, la sala Kubik Fabrik ha programado una propuesta de Carlos Tuñón en la que los espectadores  - lógicamente, muy pocos: doce – comparten mesa y mantel con los personajes de la obra. 

Buscando
Detener la búsqueda