INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Usted está aquí: Inicio / Efemérides de teatro / Tot amb patates: Wesker y Mario Gas.

Efemérides

Tot amb patates: Wesker y Mario Gas.

Teatro Casino La Alianza de Barcelona, 22.3.1969
Tot amb patates: Wesker y Mario Gas.
Se cumplen cincuenta años del estreno en Barcelona de 'Tot amb patates', de Arnold Wesker, que supuso un hito en el teatro independiente.

“Durante mucho tiempo, el espectáculo, estrenado en 1969, fue una referencia obligada siempre que se hablaba de la solvencia y de la capacidad innovadora de los independientes. Con el montaje de la obra de Wesker pasó algo parecido al fenómeno que se produciría dos años después con El retaule del flautista, de Jordi Teixidor…” escribía Joan-Anton Benach en el libro que recogía las jornadas de debate sobre el repertorio catalán, La revolució teatral dels setanta. El crítico se refería a Tot amb patates, de Arnold Wesker.

“El próximo día 22, en sesiones de tarde y noche; el día 28, sólo noche, y el día 29, tarde y noche, el “Grup de Teatre Independent del CICF” presenta el estreno en España de la obra “Tot amb patates” de Arnold Wesker.” La breve nota de la página 55 de La Vanguardia del 18 de marzo de 1969 también informaba del reparto de la obra: Camilo García Casar, Víctor Petit, Carlos Velat, Vicenç Manuel Domènech, Carlos Porrera, Frederic Roda, Jordi Pau, Vicens Molins, Álex Santiró, Francesc Balcells, Alfred Lucchetti y Joan Matas; así como de que la escenografía era de Fabiá Puigserver y la dirección de Mario Gas, formando el colectivo de dirección Emma Cohen y Carles Velat.

El mundo del teatro barcelonés era muy reducido entonces, si no se tenía en cuenta un incipiente y muy activo movimiento de teatro independiente promovido por una muy joven generación de nuevos creadores. En esa misma página de La Vanguardia que anunciaba el estreno de Tot amb patates encontramos la cartelera de teatro: diez obras, diez teatros. Una obra de Max Frich protagonizada por José María Rodero, Marisa de Leza y Luis Morris dirigida por Marsillach; Las criadas, de Genet, de la que ya hemos escrito en esta sección de Efemérides; el espectáculo musical Rojomanía; una revista con Vicki Lusson y Quique Camoiras; Victoria Folies 69, con Joaquín Gasa y Mary Santpere; y las comedias Una idiota de Alfonso Paso, La gata y el búho de Bill Manhoff, Los delfines de Jaime Salom y La decente de Mihura. A esto se añadía, en el Romea, una obra en catalán: El mon per un Forat, protagonizada por Montserrat Carulla. El estreno de esta obra de Wesker traducida por Jordi Bordás tuvo lugar en el Teatro Casino La Alianza de Barcelona, un espacio cívico del barrio de Poblenou que ya ha cumplido 150 años y sigue siendo parte del latido del barrio y de la ciudad.

El nombre de la compañía era Grup de Teatre Independent del Centre d'Influència Catòlica Femenina (CICF). El grupo procedía de la Agrupació Dramática de Barcelona. Lo había fundado en 1966 Feliu Formosa. La mención del Centre d’Influencia Católica era la referencia al local que se les había cedido, en el que se mantuvieron hasta 1970, cuando se trasladan a Terrassa y dejan su nombre en Grup de Teatre Independent.

El Centre de Documentació i Museu de les arts escèniques de Barcelona conserva una importante cantidad de material de este grupo, entre el que se encuentra el texto de esta traducción de Jordi Bordás, y el dossier de la compañía, por si se desea consultar.

Arnold Wesker (Londres, 1932 – Brighton, 2016) es uno de los más célebres autores de la generación de dramaturgos británicos que se conoció como “los jóvenes airados”, que trataba de presentar un reflejo realista de las clases trabajadoras. Junto con las obras de Wesker, cabe destacar Sabor a miel, de Shelagh Delaney o la muy reconocida Mirando hacia atrás con ira, de John Osborne; fue precisamente una frase del agente de prensa del Royal Court Theatre, refiriéndose a Osborne, la que fijó esa marca de los “jóvenes airados”, que se convirtieron en la corriente dominante del teatro británico de esta época a partir del estreno por Laurence Oliver de la segunda obra de Osborne. De las más de cuarenta obras escritas por Wesker, se han convertido en clásicos títulos como La cocina, Sopa de pollo con cebada o la obra que ahora recordamos. Si bien su presencia en las carteleras españolas es escasa - menos de veinte puestas en escena, desde Raíces, por la compañía de María José Alfonso en 1966, hasta La cocina dirigida por Peris – Mencheta en 2016 o Sopa de pollastre amb ordi dirigida por Ferran Utzet en 2018 –, es una presencia determinante como declaración de principios por parte de varios artistas. Además de este Tot amb patates, cabe recordar la puesta de La cocina por Miguel Narros en 1973; Sopa de pollo con cebada, dirigida por Pep Montanyes en 1979, en la temporada inaugural del Centro Dramático Nacional; o el montaje de esta misma obra por Carme Portaceli para Teatres de la Generalitat en 2004.

El director de aquel estreno de Tot amb patates fue un joven de 22 años llamado Mario Gas, que llevaba toda su corta vida en el mundo del espectáculo: hijo del actor y cantante Manuel Gas y de la bailarina Anna Cabré, sobrino de Mario Cabré, de quien se ha ocupado en alguna ocasión esta sección de Efemérides, nació en Montevideo porque sus padres estaban actuando en esa ciudad y vivió siempre cerca del cine y el teatro.  En la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona conoció a Velat y Cohen y habían comenzado a proyectar su vida hacia el teatro definitivamente. Con ellos participa en el grupo Gogo y se estrena como director de escena con apenas veinte años nada menos que con Sabor a miel, de Shelagh Delaney, y al año siguiente con El adefesio, de Rafael Alberti, con la que en noviembre de 1969 abriría el CAPSA de Barcelona. Hablaremos de aquel montaje dentro de unos meses. Mario Gas es hoy Historia viva de nuestro teatro, un referente internacional como director de escena y un actor muy valioso que se prodiga poco (aparte, una labor menos conocida: un cotizadísimo actor de doblaje que ha dado su voz al Gandhi de Ben Kingsley, al D’Artagnan de John Malkovich o al capitán Barbosa de Geoffrey Rush…). Si se consultan las bases de datos del CDT, podemos encontrar más de ciento cincuenta trabajos de Mario Gas como actor, director o iluminador en estos más de cincuenta años de profesión, en los que no se puede olvidar su labor como director del Festival de Tardor de Barcelona y del Teatro Español de Madrid.

Entre los fondos del CDT podemos encontrar la obra publicada en castellano en la Revista Primer Acto, en 1964, y una serie de interesantes artículos y entrevistas (y un dibujo de la escenografía diseñada por Fabiá Puigserver) al hilo del estreno de Tot amb patates, en la Revista Yorick, en 1969.  Vale la pena volver sobre ellos.