INAEM
Busca as nosas bases de datos e Catálogos
Vostede está aquí: Inicio / El Foco / Estrenos con historia. El castigo sin venganza

O foco

Estrenos con historia. El castigo sin venganza

3.12.2018 Estrenos con historia. El castigo sin venganza

El 21 de noviembre de 2018, la Compañía Nacional de Teatro Clásico ha estrenado en el Teatro de la Comedia una nueva versión de El castigo sin venganza, de Lope de Vega, con dirección de Helena Pimenta.

 

Que el amor quiere valor

 

Lope de Vega era ya un anciano – para su época – de sesenta y nueve años cuando escribió El castigo sin venganza, una de sus obras maestras, una de las cumbres de la Literatura Dramática en español. La belleza de esta tragedia la ha convertido en una de las joyas de nuestro repertorio clásico, que ha superado los tiempos en los que el teatro de nuestro Siglo de Oro no era frecuente en los escenarios para llegar a estas últimas décadas en las que podemos marcar un nuevo compromiso con nuestro patrimonio teatral que se significa en el desarrollo de proyectos como el Festival de Almagro y la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Así, no nos puede extrañar que un devoto de Lope de Vega como Cayetano Luca de Tena llevase a escena esta tragedia italiana en su etapa como director del Teatro Español de Madrid. El 15 de octubre de 1943, Luca de Tena llevaba a este escenario una versión fiel, cuidada, del filólogo Joaquín de Entrambasaguas, con escenografía de Emilio Burgos, figurines de Manuel Comba y música de Manuel Parada. Fueron los intérpretes Mercedes Prendes, Alfonso Muñoz, Porfiria Sanchiz, José María Seoane, Adriano Domínguez, Gonzalo Llorens, Manuel Kayser, Mercedes Sillero, Josefina Santaularia, Josefina Robeda, José Cuenca, José Santoncha, José Villasante, Conrado San Martín y Miguel Graneri. Este montaje significaba la recuperación de El castigo sin venganza desde unos lejanos años veinte en los que Ricardo Calvo la mantenía como parte de su repertorio.

Ya hemos dicho que, hasta la creación del Festival de Teatro Clásico de Almagro en 1978 y de la Compañía Nacional de Teatro Clásico en 1985, la programación de obras de nuestro siglo de Oro era una decisión personal de algunos artistas, no un hecho habitual. Pasaron veinte años hasta que en septiembre de 1967 Ángel Fernández Montesinos decidió recuperar esta tragedia de Lope y la puso en escena precisamente en el Corral de Comedias de Almagro, dentro de un Ciclo de Teatro Clásico, con un reparto encabezado por Charo Soriano, Luis Prendes y Paco Valladares y una nueva versión firmada por el dramaturgo Ricardo López Aranda.

Una campaña organizada por el Ministerio de Información concede en 1968 una gira “por el Este de España” a la compañía Moratín (Se dividió el país en tres partes: el Norte, para la compañía Calderón, dirigida por Pérez Puig; y el Sur para la compañía Lope de Vega de José Tamayo; la compañía Moratín de Barcelona contaba con los directores José María Loperena, Adolfo Marsillach y Daniel Bohr). Gemma Cuervo y Fernando Guillén serán los enamorados de la obra de Lope en una nueva versión, firmada por Enrique Ortenbach y dirigida por Daniel Bohr. Luis Prendes será el duque y completan el reparto Esperanza Alonso, Fernando Nogueras, Carlos Pereira y Enrique Ciurana. Esta versión llega el 12 de noviembre de 1968 al Teatro Español de Barcelona.

Habría que dar otro salto de veinte años para llegar al 15 de noviembre de 1985 en el Teatro Español de Madrid Miguel Narros, con vestuario firmado por él mismo, escenografía de Andrea D'Odorico y música de José García Román, presenta este triángulo amoroso con José Luis Pellicena, Juan Ribó y Ana Marzoa, a los que acompañan en el reparto Fernando Valverde, Miguel Ayones, Francisco Vidal, Miguel Foronda, Luis Higueras, Jorge Amich, José Luis Martínez, Josu Ormaeche, Paco Plaza, Víctor Rubio, Inma de Santis, Claudia Gravi, Amparo Pascual, Yolanda Porras y Paca Gabaldón. Estreno: 15 de octubre de 1985 en Bruselas, dentro de Europalia.

En el siglo XXI, como hemos comentado, la relación de la Literatura Dramática del Siglo de Oro con nuestros escenarios es muy diferente. La existencia de varios importantes festivales y las subvenciones públicas hacen posible concebir producciones de nuestros clásicos. Así, encontramos nuevas puestas en escena de El castigo sin venganza firmadas por Adrián Daumás (2003), Ernesto Arias (2010) y María Rodríguez y Armando Jerez (2012). Además, pasaron por el Festival de Almagro los montajes de la compañía argentina La Sudestada con dirección de  Francisco Civit en 2011 y de los mejicanos Seres Comunes, con dirección de Antonio Rojas en 2012.

Esta es la segunda producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico de El castigo sin venganza. Veinte años después del estreno de Miguel Narros, Eduardo Vasco recuperaba esta tragedia para el repertorio de un teatro público. Vasco asumió los trabajos del espacio sonoro, la versión y la puesta en escena de la obra. Contó con José Hernández para la escenografía, Rosa García Andújar para el vestuario y Miguel Ángel Camacho para la iluminación. El pianista Ángel Galán interpretaba piezas de Gabriel Fauré y Marcial Álvarez y Clara Sanchis revivían este amor desesperado. Jesús Fuente, Fernando Sendino, Arturo Querejeta, Eva Trancón, Savitri Ceballos, Francisco Merino, Ángel Ramón Jiménez, José Ramón Iglesias, María Álvarez, José Vicente Ramos, Daniel Albaladejo y Nuria Mencía estrenaron con ellos esta nueva versión el 21 de abril de 2005 en el Teatro Pavón de Madrid.

A la puesta en escena de Vasco pertenece el fragmento que ofrecemos. La escena entre los dos enamorados que contiene el célebre “en fin, señora, me veo…”, uno de los momentos mágicos de la escritura de Lope. Nótese que se trata de la grabación de una función con el teatro lleno. El silencio es tal que se diría que los dos actores están solos en aquel edificio.

Para quien desee conocer más a fondo la vida de esta obra sobre los escenarios, recomendamos el artículo de la investigadora Yolanda Mancebo en el Anuario Lope de Vega.