MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Usted está aquí: Inicio / Quiosco. Noticias de teatro / Rafael Castejón. Con la zarzuela en las venas

Quiosco

Extracto de la noticia publicada en ABC , el 17.3.2014.
Rafael Castejón. Con la zarzuela en las venas

Foto: Archivo CDT

Rafael Castejón. Con la zarzuela en las venas

El actor de género lírico muere apenas un mes después de que lo hiciera su esposa Pepa Rosado

Rafael Castejón (1932-2014)

El Diccionario de la Real Academia Española define «característico» como «Dicho de una cualidad: que da carácter o sirve para distinguir a alguien o algo de sus semejantes». En el teatro, un característico es un actor que interpreta los personajes mayores. A Rafael Castejón, el gran característico de la zarzuela en las últimas décadas, le cuadraba también la definición de la RAE, porque era un intérprete singularísimo, con una manera de decir, cantar y desenvolverse absolutamente personales y particulares. Lo demostró en decenas de títulos y personajes, desde Don Hilarión a Candelas. Rafael Castejón ha muerto apenas un mes después de que lo hiciera su esposa y compañera durante sesenta años, Pepa Rosado, actriz también como él. Se puede morir de pena. […]

Rafael Castejón nació en Barcelona el 8 de enero de 1932. Era descendiente de la familia Gorgé, cuyo más destacado miembro fue el bajo valenciano Pablo Gorgé. Castejón se trasladó a Alicante, donde empezaría su labor artística en el cuadro de actores de Radio Alicante; en la misma ciudad inició su idilio con la zarzuela dentro del grupo lírico. […]

En el teatro Fuencarral, de la mano del actor y empresario Adrián Ortega, debutó en 1953 Rafael Castejón en Madrid. Fue con la obra Las mentirosas, del maestro Fernando Moraleda. Durante años formó parte de diversas compañías, alternando zarzuelas, revistas y comedias, y trabajando con directores como José Tamayo, José Osuna y Ángel Fernández Montesinos. Allí fue madurando su talento y fue consolidándose como un notable actor, de exquisita musicalidad, y gran cercanía y sentido del humor. Su bonhomía le hizo granjearse la simpatía de sus compañeros de reparto y sus directores.

De la mano de Tamayo llegó a mediados de los setenta al teatro de La Zarzuela, y en la Compañía Lírica Nacional participó en títulos como El rey que rabió, La rosa del azafrán, La del Soto del Parral, La marcha de Cádiz, Alma de Dios o en el estreno absoluto de Los vagabundos, de Manuel Moreno Buendía. Durante los años siguientes estuvo en prácticamente todos los repartos de los títulos programados en el teatro de La Zarzuela. A principios de los años noventa, grabó el papel de Don Hilarión en la zarzuela La verbena de La Paloma, junto a Plácido Domingo y María Bayo. En 2008, en un montaje de La leyenda del beso, fue dirigido por su hijo Jesús. La coreografía era de su hija Nuria y en el reparto estaban su mujer, Pepa Rosado, y su tercer hijo, Rafa. (Julio Bravo)