MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > Banderas, Alcón, Sampietro, Pasqual, Puigserver, Gil de Biedma... 'Eduardo II'

Efemérides

Banderas, Alcón, Sampietro, Pasqual, Puigserver, Gil de Biedma... 'Eduardo II'

29.11.1983
Banderas, Alcón, Sampietro, Pasqual, Puigserver, Gil de Biedma... 'Eduardo II'

En los últimas días de 2012, utilizamos Vida del Rey Eduardo II de Inglaterra, de Marlowe/Brecht para, retorciendo el cuello de esta sección de efemérides, rendir un modesto homenaje a la recién desaparecida Anna Lizarán. Hacía 35 años que comenzaban los ensayos de aquella obra en el Teatre Lliure de Barcelona.

 

Cuando Lluis Pasqual es nombrado director del Centro Dramático Nacional pocos años después, sucediendo en ese puesto a José Luis Alonso, el joven (32 años) director decide que su tarjeta de presentación será recuperar una puesta en escena especialmente significativa de su etapa en el Teatre Lliure. Se repite la magnífica propuesta de escenografía y vestuario que había realizado para el Lliure el inolvidable Fabià Puigserver (Olot, 1938 - Barcelona, 1991); se estudia una bellísima versión de Jaime Gil de Biedma y Carlos Barral; y se elige un nuevo reparto, en el que destacan para el papel del rey el mítico actor argentino Alfredo Alcón y en el de la reina – el papel que en Barcelona hizo Lizarán – la actriz Mercedes Sampietro. El trío lo debía cerrar Juan Gea en el papel de Gaveston, el amante del rey, pero, pocos días antes del estreno, sufrió un accidente, una caída que le provocó la fractura de un pie. Se decidió sustituirle temporalmente y se eligió para ello a un joven actor malagueño de 23 años que había trabajado ya a las órdenes de Pasqual haciendo un personaje secundario en La hija del aire, de Calderón, protagonizada por Ana Belén en 1981, cuando aún se llamaba José Antonio Domínguez Banderas.

Así llegó el 29 de noviembre en el Teatro María Guerrero. Para Antonio Banderas, el primer gran protagonista de una carrera que ha dado después, de momento, pocos frutos en el teatro, ya que en esa década de los ochenta ya se convertiría en uno de los más célebres actores del cine español y a partir de 1992 se trasladaría a Estados Unidos. De su calidad sobre las tablas había dado testimonio en 1982 con La ciudad y los perros de Vargas Llosa, en la desaparecida sala Olimpia; volvería a dejar una buena prueba en 1986 con el escalofriante Diálogo del Amargo de García Lorca, en el Teatro María Guerrero; y con la reposición de este Eduardo II en 1988. Desde entonces, su premiada intervención en el musical Nine, en Nueva York, en 1992. A la espera de su regreso, recordamos aquella presentación de Lluis Pasqual como nuevo director del CDN, con Gil de Biedma y Barral, con Puigserver. Y con un reparto difícil de olvidar: Alfredo Alcón, José Luis Pellicena, Mercedes Sampietro, Antonio Banderas Julián Argudo, José Hervás, Pedro del Río, Juan Jesús Valverde, Chema Muñoz, Carlos Lucena, Fidel Almansa, Ricardo Moya, Paco Casares, Antonio Maroño, Alberto Delgado y Dora Santacreu.

Buscando
Detener la búsqueda