MCU INAEM
Buscar en nuestras Bases de datos y Catálogos
Inicio > Efemérides de teatro > ‘Diseño para mi vida’, de Noel Coward

Efemérides

‘Diseño para mi vida’, de Noel Coward

Teatro Arlequín de Madrid, 10.9.1974
‘Diseño para mi vida’, de Noel Coward
Se podría pensar que el espíritu burlón de Noel Coward (1899-1973) anda revoloteando desde hace semanas para hacerse presente en esta sección, tal vez molesto porque en los casi tres años de vida de estas notas no ha tenido el protagonismo que merece su calidad como rey de la comedia. El caso es que en agosto mencionábamos en facebook a este gran autor de comedias por otra de sus habilidades, la de compositor de canciones, al hilo de la muerte de la cantante británica Amy Winehouse: haciéndonos eco de una broma que había corrido por la red, que mencionaba a Coward como el autor, en 1932, de la canción que dio a conocer a la malograda cantante, Rehab. No era verdad, pero tenía una base bien fundada, ya que Coward era un excelente compositor de canciones y en ese año de 1932 componía una canción que aún hoy es muy apreciada, Mad about de boy.
 
Sobre el amor y las diferentes maneras de vivirlo – Coward hubo de sufrir algunas faltas de reconocimiento público a causa de su modo de vida antes de ser nombrado Sir tres años antes de su muerte – trataba la comedia que estrenó en ese mismo año de 1932, Design for living, que sería llevada al cine en 1933 (Con el mismo título original, que en España fue algo más explícito: Una mujer para dos), dirigida por Ernst Lubitsch, con guión de Ben Hecht, con Gary Cooper, Fredich March y Miriam Hopkins como protagonistas.
 
La relación amorosa de Gilda, Otto y Leo era algo complicado de digerir en los escenarios de nuestro país, hasta que se atrevío con ella Conchita Montes, la gran actriz y directora de escena de la que la sección vecina, El Foco, lleva varias semanas mostrando un estupendo retrato, para recordarnos que su centenario se celebra en este 2014. Sobre la importancia de Conchita Montes en el teatro español de posguerra hemos dejado ya algunos comentarios en esta sección: por ejemplo, en las notas que mencionaban los ensayos de Mi querido embustero con Fernando Fernan-Gómez y el estreno de El baile, de su compañero Edgard Neville.
 
Así que el 10 de septiembre de 1974 se estrenó en el Teatro Arlequín de Madrid Diseño para mi vida, con versión y dirección de Conchita Montes, protagonizada por Gemma CuervoCarlos Larrañaga y Germán Cobos. Complataban el reaparto Manuel Torino, Mimí Muñoz, Charo Zapardiel, Jesús Enguita, Jorge Guzmán, Enrique Closas y Amadeo Sans.
 
La presencia de Coward en un escenario madrileño de 1974 no pareció entusiasmar a la crítica. “¡A estas alturas, Coward!” exclamaba Corbalán en Informaciones, por ejemplo. Por más que destacaban lo cuidado de la producción y el trabajo de actores, traducción, puesta en escena, parece que los crítico madrileños daban por amortiazado al autor británico fallecido el año anterior. Una docena de producciones durante los últimos treinta años resultaba, al parecer, una cifra excesiva.
 
Coward ha tenido una presencia bastante limitada en nuestros escenarios: varias producciones de sus tres mayores éxitos, La fiebre del heno, Vidas privadas y Un espíritu burlón; y muy poco más es lo que se puede encontrar entre la treintena de producciones estrenadas en los últimos setenta años. Un apunte para la profesión de nuestro país: aún hay excelentes comedias de Coward que no han visto nuestros escenarios.
 

Esta historia de amor diferente fue objeto hace unos años de una nueva versión, muy libre, que reducía la duración y el número de actores y modificaba el final; para dejar clara esta libertad respecto del original, se presentó con un título diferente, La alegría de vivir. La puesta en escena fue de Francisco Vidal y el papel protagonista, la deliciosa Gilda, significó el debut de una actriz que en estos días participa en el estreno de la obra de Mario Vargas Llosa El loco de los balcones, junto a José Sacristán. Se trata de la jovencísima Candela Serrat. Coincidencias. O el espíritu burlón de Noel Coward, tan travieso como siempre. 

Buscando
Detener la búsqueda